Vivo entre gente muy similar a nostros los mexicanos
Rodolfo Herrera Salda?a
 

Si hubo gente que se abrió hacia mí sobre todo en la Facultad, entre estas
personas estaba Nicolae Craciun un gran artista del vidrio y una gran
persona. El estaba a cargo del taller de vidrio caliente y todos los días me
recibía con una gran sonrisa a pesar de las duras condiciones de trabajo que
implica el sacar vidrio a 1 000° C. de temperatura y soplarlo para
transformarlo. Yo ya había hecho en México una Facultad de Arte y ya no me
interesaba aprender a dibujar o modelar. Yo quería identificarme con la
materia en este caso la materia era el vidrio.

Como decía anteriormente yo venía con el proyecto de estudiar las semejanzas
del arte popular mexicano con el arte popular rumano y al no tener o no
haberme designado por parte de la Facultad, un director de tesis, me dedique
de lleno al vidrio y la cerámica. Todos los días me iba al taller de vidrio
y ahí me encontraban mis compańeros de facultad, los Maestros, el Rector, el
Decano y todos los que querían verme.

El Sr. Craciun me brindó su amistad y me enseńó en una forma abierta y
libre, los métodos y las técnicas para trabajar el vidrio. Transpirando
sacando vidrio, apoyándolo y asistiéndolo en la creación de diferentes obras
fui aprendiendo a trabajar el vidrio.

Poco a poco fui haciendo objetos y ya cuando comencé a tener un  cierto
dominio de la materia aplique mis diseńos en la creación de objetos, algunos
estaban inspirados en el arte mexicano, otros en el arte rumano y la gran
mayoría de los demás los diseńé tomando como base objetos citados en la
historia del arte.

Esto lo logré haciéndome un horario de actividades o estudio; cuando el
taller estaba ocupado por las mańanas o por las tardes, me iba a la
excelente biblioteca que estaba en el edificio Kalinderu, ahí pude
documentarme y estudiar profundamente el acontecer del vidrio, cerámica y la
historia del arte.

Durante las vacaciones de verano y después de las practicas productivas me
quedaba en Bucarest, casi no salí a conocer Rumania durante el periodo de
estudiante, a pesar de que mis compańeros me invitaban a sus casas, esto era
debido, como lo decía antes, no quería crear problemas a nadie.

Las vacaciones eran una especie de pesadilla pues al haber pocos estudiantes
extranjeros en el internado de artes pláticas, lo cerraban y nos enviaban al
Internado del Inst. Agronómico y era sinceramente bastante molesto por lo
lejos en que estaba ubicados.

 <<  4  5  6  7  8  9  10  11  >>
 
 
 

 
Martor nr 1/1996
Martor nr 2/1997
Martor nr 3/1998
Martor nr 4/1999
Martor nr 5/2000
Martor nr 6/2001
Martor nr 7/2002
Martor nr 8-9/2003-2004
Martor nr 10/2005
Martor nr 11/2006
Martor nr 12/2007
 

© 2003 Aspera Pro Edu Foundation. Toate drepturile rezervate. Termeni de confidentialitate. Conditii de utilizare