Vivo entre gente muy similar a nostros los mexicanos
Rodolfo Herrera Salda?a
 

Trabajé además como Director del proyecto Museo Universitario de la
Universidad Agrónoma Chapingo, que si bien era de perfil agrónomo y se tenía
que conservar y exponer una xiloteca (colección de tipos de maderas),
colecciones de piedras, de insectos, tipos de suelos, tenía también muchos
elementos por considerar y desarrollar puesto que la Universidad estaba
construida en los que fueron las márgenes del antiguo Lago de Texcoco, en
donde en la época prehistórica los mamuths y otros mamíferos iban a beber
agua y ahí mismo eran cazados por los primeros habitantes del valle de
México.

Había pues que recopilar, clasificar, restaurar, conservar, exponer y
difundir, patrimonio, agrícola,  agrónomo, prehistórico, histórico. Además
el edificio de la Rectoría fue en 1884, la casa de campo del Presidente de
México Abraham González y en 1926, después de la Revolución Mexicana, el
gran pintor Diego Rivera pintó la capilla de esta casa con pinturas murales
al fresco.

Tenía un gran y rico patrimonio cultural bajo mi responsabilidad que había
que preservar en esta Universidad de Chapingo situado a 39 km. al noreste de
la capital. Este fue mi trabajo durante cuatro ańos, después de haber
regresado de Rumania. Por las mańanas me iba a trabajar a Chapingo, por las
tardes y noches trabaja como Maestro de Artes en el centro de la Ciudad de
México.

La experiencia de mis estudios en Rumania me dio la oportunidad de
enriquecer mi ?bagaje? cultural, si me gustó mucho vivir en Bucarest,
aprendí con gusto la lengua rumana, gustándome la historia, camine mucho por
entre sus calles y sus casas viejas. Los barrios de la calle de Uranus, la
Opereta o cercanos a la iglesia de Sf. Stefan vechi. La Hala Traian o las
calles de Remus y Romulus, todos estos lugares dejaron en mí una gran
impresión de ese Bucarest romántico fuerte de otros tiempos.

Escuché y me identifiqué con la música de Fanica Luca, Iona Radu, Zavaidoc,
leí mucho de la literatura rumana y bucarestina, Nicolae Filimon ?Ciocoii
vechi si noi?, en mis caminos a la biblioteca y en los museos, descubrí la
obra plástica y fotográfica de Carol Pop Szathmari, leí varias veces el libro
?Bucurestii de altă dată? de George Potra y ?Trecute vieţi de doamne si
domnite? de Constantin Gane.

De esta manera me integre y pude sentir la vida de Bucarest de otras épocas
y si sinceramente me identifique mucho con esta ciudad. Si me gusta mucho y
considero que se debe inscribir en el contexto de las capitales del mundo,
tiene con que y la gente que vive aquí debe apreciar más su ciudad.

En lo que se refiere a la cocina rumana, como es bien conocido ?el amor
primero pasa por el estomago?, al principio no conocí la verdadera cocina
rumana pues comía en la cantina, de aquella época puedo afirmar que no me
gustó la ?budinca? tampoco no me gusto la ?mămăliguţă cu lapte?, en cambio
?mamaliga cu branza smantina si ou?, bulz si me gusta, claro acompańada de
un chile, debe ser picante para que sepa mejor. Los mexicanos siempre
llevamos un chile en la bolsa, para cualquier ocasión, uno nunca sabe.

 <<  6  7  8  9  10  11  >>
 
 
 

 
Martor nr 1/1996
Martor nr 2/1997
Martor nr 3/1998
Martor nr 4/1999
Martor nr 5/2000
Martor nr 6/2001
Martor nr 7/2002
Martor nr 8-9/2003-2004
Martor nr 10/2005
Martor nr 11/2006
Martor nr 12/2007
 

© 2003 Aspera Pro Edu Foundation. Toate drepturile rezervate. Termeni de confidentialitate. Conditii de utilizare